lunes, 23 de septiembre de 2013

Rymdkapsel, el juego que se supera en tres horas y …¡a olvidarse del “efecto adictivo” de otros juegos!

La enorme mayoría de los juegos están diseñados para mantener al usuario “enganchado” el máximo tiempo posible, peroRymdkapsel es la excepción.
En el universo de juegos de los App Store nos encontramos con juegos de lo más variopintos: desde lanzar pajaritos con Angry Birds hasta Candy Crush Saga que tiene como objetivo eliminar caramelos uniendo iguales.
Los juegos son muy distintos entre ellos, en cuanto a temática, personajes, estética, etc. pero una cosa tienen en común: “el efecto adictivo”. Rymdkapsel destaca entre todos por ser un juego de estrategia que no busca el factor “enganche”, sino que se juega en un tiempo aproximado de tres horas.
Por un precio de 3,99 dólares obtendremos unas horas de entretenimiento, y después: a realizar otras actividades. Este concepto tiene algo atrayente teniendo en cuenta la completa adicción de la sociedad hacia el universo smartphone.
El juego con “fecha de caducidad” pretende que el usuario construya una estación espacial mediante piezas que van apareciendo de manera aleatoria.
Rymdkapsel, que significa cápsula del tiempo en sueco, tiene una clara influencia del Tetris, pero reinventado de una manera sorprendente. Rymdkapsel ofrece tres retos a sus jugadores, y una vez superados significa “The End”.
Si nos alejamos de los juegos por no sufrir el “efecto enganche”, la mejor solución es saciar el ansia de juego en tres horas y olvidarse, de momento, de eternos juegos con infinitos niveles.

¿Por qué 44 millones de usuarios no pueden parar de jugar a Candy Crush Saga?

Pensándolo objetivamente el juego Candy Crush Saga es bastante estúpido: mover caramelos en una caja para conseguir unir tres del mismo tipo. Pero a pesar de este planteamiento tan simple, Candy Crush ha conseguido enganchar a millones de usuarios, ¿por qué?.
En el mundo de juegos móviles, Candy Crush Saga ha conseguido hacerse con el tercer puesto en el Apple App Store y además es el juego número uno en Facebook, con44 millones de jugadores activos al mes.
La fiebre de los caramelos es enorme: el sencillo juego se juega unas 600 millones de veces al día, ofreciendo millones de dólares a sus creadores. King, la empresa que ha desarrollado este adictivo juego ha creado otros muchos, tanto de deportes, como puzles o de cartas.
La razón por la que ha creado tanto revuelo, es su alto potencial adictivo debido a su aparente simpleza que en realidad esconde una ingeniosa estructura que mantendrá al usuario jugando en bucle. El hecho de que comience siendo muy sencillo y vaya incrementando su dificultad crea una sensación de reto en sus usuarios que comienzan así a “engancharse” al colorido juego.
Otro punto muy importante es la posibilidad de jugarlo en el ordenador, smartphone, tableta, etc. lo cual permite al usuario disfrutar de una partida en cualquier lugar.
Los retos que va intercalando el juego lo hacen además más ameno, consiguiendo que los usuarios tengan variedad y no se aburran.
Candy Crush Saga es todo un acierto que ha conseguido mantener pegados a sus pantallas a millones de usuarios embelesados por los colores y formas que estas fábrica de chucherías ofrece.

Las aplicaciones de juego gratuitas acaban saliendo caras

Existen aplicaciones gratuitas para cubrir todo tipo de necesidades y entretenimientos, pero muchas veces lo barato (o gratuito) acaba saliendo caro. Los aficionados a videojuegos ya se gastan más dinero en juegos para su smartphone que en juegos para videoconsolas portátiles, y eso que muchos de esos juegos son en principio aplicaciones gratuitas.
Muchos juegos diseñados para smartphone son aplicaciones gratuitas que el usuarios descarga para entretenerse en los largos viajes en metro o durante las pausas publicitarias, pero cuando lleva un tiempo jugando, el usuario experimenta que el juego comienza a avanzar de forma extremadamente lenta. Para conseguir agilizar el transcurso del juego se le insta a adquirir monedas u objetos virtuales cuyo precio ya no es virtual.
Por ejemplo, el juego para smartphone de los Simpson es totalmente gratuito, pero para conseguir avanzar de manera fluida en el juego hay que adquirir paquetes de donuts por valor desde los dos euros hasta los noventa. Cuanto más dinero se invierte en el juego, más rápido se va avanzando en éste. Este tipo de juegos consiguen amplia difusión gracias a su gratuidad, y una vez han captado al cliente comienzan a exigir pequeñas cantidades para seguir funcionando.
Este sencillo método, consigue que casi sin darse cuenta el usuario se haya gastado más dinero que si hubiese adquirido un juego para PC o videoconsola. Esta técnica tan ampliamente utilizada juega con el grado de “adicción” de los jugadores y con el hecho de que éstos se van dejando pequeñas cantidades de forma que no tienen la sensación de haber gastado mucho, pero que juntado todas los pequeños importes de un Euro acaban juntando cantidades muy altas.
Los juegos con mayor volumen de ventas en el App Store son los llamados juegos gratuitos. Éxitos como Clash of Clans” o “Hay Day” hicieron ganar aSupercell más de 260.000 euros al día en octubre del año pasado, y todo esto mediante las ofertas contenidos dentro del juego que hacen que los impacientes acaben pagando pequeñas cantidades para agilizar el desarrollo de su juego.
El fabricante Electronic Arts ha denominado a los usuarios de aplicaciones gratuitas de juegos como un nuevo público objetivo, que aún no se considera jugador y que por ello aún no da el paso de adquirir juegos por un precio fijo, pero que sí está muy abierto a probar apps gratuitas e incluso a gastarse unos euros si el contenido “le engancha”.
Este hecho demuestra una vez más, como los smartphone están cambiando los hábitos de muchas personas que están comenzando a explorar facetas del ocio que antes no entraban en su campo de interés. La facilidad, inmediatez y rapidez que ofrecen las aplicaciones han creado una auténtica revolución.

Código fuente de Kissmetrics para monitorear tu sitio web GRATIS!!!

Copiando y pegando el siguiente código en su sitio web podrán monitorearlo gratis:



<script type="text/javascript">var _kmq = _kmq || [];
var _kmk = _kmk || 'a571ec8668c8020427b130116ac6fe10b2c0db2b';
function _kms(u){
  setTimeout(function(){
    var d = document, f = d.getElementsByTagName('script')[0],
    s = d.createElement('script');
    s.type = 'text/javascript'; s.async = true; s.src = u;
    f.parentNode.insertBefore(s, f);
  }, 1);
}
_kms('//i.kissmetrics.com/i.js');
_kms('//doug1izaerwt3.cloudfront.net/' + _kmk + '.1.js');
</script>



Fuente: Kissmetrics